1 de febrero de 2010

¿Qué puedo hacer ahora? ¿Llorar, sagrar, para qué? Si igual no vas a volver. Traté de ocultarte mis sentimiento para no lastimarte, pero resulté ser muy inútil y, al final, terminaste evitándome. No quiero dejarte, no quiero que me dejes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario